A Valledupar le interesa el agua de la Represa

Editorial
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Una vez el Congreso de la República aprobó para sanción presidencial la ley que busca crear un registro único de las obras inconclusas o acabar con los ‘elefantes blancos’ del país u ordenar su demolición, la dirigencia política de Valledupar prepara un lobby político que busca decirle al Gobierno nacional que están interesados en que se terminen algunos proyectos de gran envergadura y beneficio para sus intereses.

¡Oh sorpresa para los guajiros! La dirigencia política de Valledupar sigilosamente tiene un gran interés para que la represa ‘El Cercado’ sobre el río Ranchería sea terminada para abastecer de agua a la capital del Cesar, ya que este proyecto se encuentra avanzado, mientras que la represa ‘Los Besotes’, un embalse con fines multipropósito localizado en Valledupar sobre los valles de los arroyos Palenque y Capitanejo, afluentes del río Guatapurí, está paralizado por múltiples problemas, entre ellos, por ser un territorio arhuaco, lugar sagrado para potenciar la armonía, el equilibrio universal y la espiritualidad de los indígenas.

Hablar de las represa ‘El Cercado’ sobre el río Ranchería en el sur de La Guajira y del embalse ‘Los Besotes’ en Valledupar, es remontarse paralelamente en el anhelo provinciano de medio siglo, pero a decir verdad, la represa del Ranchería es un proyecto que a pesar de haber sido declarado por el entonces ministro de agricultura Juan Camilo Restrepo como ‘elefante blanco’, está más avanzado que la iniciación de las obras de ‘Los Besotes’. Siendo así, la propuesta de los valduparenses sería que el recurso que se invertirá en construir la primera etapa de ‘Los Besotes’, se le asigne a la represa del Ranchería, pero que quede al servicio de Valledupar.

Quienes sigilosamente están socializando la propuesta de la represa del Ranchería al servicio de Valledupar, no lo ven difícil, cuentan con una dirigencia política cesarense activa que trabaja unida, saben manejar el lobby nacional, tienen credibilidad y cuenta con Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, quien a pesar de haber nacido en Riohacha, defiende más al Cesar. Además, este departamento cuenta con unos viceministros claves para que el proyecto de la represa del Ranchería se termine, siempre y cuando sea al servicio de Valledupar.

Y una ‘ñapa’. A finales del año pasado, los directivos de los Juegos Bolivarianos que se realizarán en Valledupar en el año 2021, visitaron la represa ‘El Cercado’ sobre el río Ranchería para evaluar si era útil como escenario de las competencias náuticas de los juegos. Ojalá la represa quede habilitada para que se reactive el turismo en la llamada ‘Ruta del Cacique’ y ahora el corredor náutico entre el pozo de Hurtado y la represa del Ranchería.