Estudiante de pedagogía infantil resultó herida por bala perdida mientras dormía en Riohacha

Wendy Ojeda Cantillo terminó con una quemadura en una de sus piernas producto del disparo.

Judiciales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Cuando descansaba en la casa de su abuela ubicada en la calle 26 con carrera 7 del barrio Boca Grande del Distrito de Riohacha, una estudiante de pedagogía infantil resultó herida por una bala perdida.

Se trata de Wendy Ojeda Cantillo, de 18 años de edad, natural del corregimiento de Cuestecita, Albania, quien resultó herida en su pierna derecha.

La joven es hija de la actual corregidora de Cuestecita, Luz Mery Cantillo, quien se mostró muy preocupada por la situación pero a la vez le dio gracias a Dios porque el proyectil no alcanzó a alojarse en la pierna, sino que solo la rozó, causando una quemadura.

“Aún no entiendo cómo existen personas que sin pensar a quien pueden afectar continúan haciendo tiros al aire, causando problemas a las personas que nada tienen que ver con el disparo de dichas armas, la verdad que ni durmiendo uno está seguro, hoy le doy gracias a Dios que solo fue un quemón del proyectil el que sufrió mi hija”, indicó la corregidora.

Asimismo aprovechó para hacer un llamado a las autoridades para que tomen cartas sobre el asusto y sancionen a las personas que realicen disparos al aire.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.