Oriánica Velásquez Herrera: una guerrera del fútbol que le anota goles al machismo

Generales
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Para referirse a la deportista y administradora Oriánica Velásquez, es pertinente mencionar como punto de partida, su amor profundo por el fútbol. Desde pequeña sintió atracción por el deporte y a muy temprana edad comenzó a entrenarlo.

Es inspirador su liderazgo, el cual, propone nuevas visiones y una vida justa y equitativa para todas las personas sin distinción de género, etnia o credo, se expresa con la fuerza innata de las mujeres nacidas en La Guajira.

De este modo, afirmar que Oriánica es un claro ejemplo de mujer empoderada cobra todo el sentido, logrando desde el fútbol representar a Colombia en diferentes países, siendo una deportista consolidada, una profesional destacada y siempre demostrando su capacidad de coherencia en las diferentes áreas de su vida. Ella asume sus retos con disciplina y compromiso valores que ha cultivado sanamente desde su rol como deportista de alto rendimiento.

Lideresa innata

Oriánica es clara en afirmar que desde pequeña cuando acompañaba a su padre a ver partidos, descubrió que el fútbol era una de sus grandes pasiones y no duda en exaltar como fundamental el apoyo de sus padres Yanis Herrera y Tomás Velásquez, para que ella ingresara a una escuela de fútbol a los ocho años, la cual, era de niños porque no había para niñas y luego a los 12 años si se integró con una escuela mixta, pero todo esto no fue barrera para ella.

Asimismo, se refiere con profundo amor de sus hermanas Yanica y Oriana, las cuales, influyen de manera importante en su vida y de quienes heredó su nombre dado que Oriánica es una fusión de los nombres de sus dos hermanas.

Cuando hay una líder innata como Oriánica es fundamental que exista todo el apoyo familiar y del entorno para que no se queden los sueños en intenciones, sino que pueda hacerlos realidad. “Soñar lo vale todo”, afirma y por eso es un ejemplo de mujer soñadora que no detiene su marcha hasta lograr su propósito y que tiene una familia que ha sido una inagotable fuente de apoyo, que le ha otorgado a ella grandes dosis de confianza y madurez.

Goles al machismo

Desde niña ha logrado romper el paradigma de que el fútbol es exclusivamente para hombres o que por practicarlo las mujeres pierden su esencia; en este sentido, ella ha logrado hacerle goles al machismo y sacarle tarjeta roja a la indiferencia y a los prejuicios sociales, demostrando que el talento de las mujeres no se limita a determinados roles de género que la pueden definir como débil y que basados en dicha premisa, le asignan algunos deportes como el fútbol, al género masculino.

Esto demuestra una vez más, que en La Guajira pasan cosas buenas y que sus protagonistas son jóvenes emprendedoras con un amor profundo por su tierra y con clara convicción de que es necesario crear una sociedad sin prejuicios, con igualdad, equidad y no violencia. Aunque Orianica se formó desde pequeña en Bogotá dice que sus padres siempre han sembrado en ella el amor por su tierra natal Villanueva y por La Guajira.

Visión de mujer guerrera

Oriánica hace parte de la Selección Colombia de Fútbol, ha estado en ligas internacionales y ha participado en juegos panamericanos, ha tenido una formación académica de alta calidad, logró una beca en la Universidad de Indiana Estados Unidos y se graduó como administradora en Salud. Actualmente labora y entrena con su club actual (Formas Íntimas), ha conocido el mundo y sus diferentes culturas gracias al fútbol. Como ella afirma ha recibido infinitas cosas buenas gracias a su deporte preferido y siente felicidad por eso, pero no solo quiere recibir sino también siente el compromiso de aportar a una mejor realidad para las mujeres y las nuevas generaciones en el deporte.

Es una mujer con visión, frente a un logro no detiene su marcha sino que nutre nuevos sueños y retos, por ello refiere que anhela que se logre una liga femenina estable y justa para las mujeres, que sueña con ganar medallas en panamericanos y con tener su propia empresa; que nunca dejará de alzar la voz de manera contundente y argumentativa para reivindicar los derechos de los deportistas, cree en un mundo en equidad e igualdad. Su visión no se limita y promete seguir dejando en alto el nombre de las mujeres y reafirmando que tenemos múltiples capacidades.

Que sigan los liderazgos femeninos y las mujeres con los tacos puestos como Oriánica, el mundo necesita y merece a estas personas.