Papa Francisco le envía su bendición al mundo en medio de la crisis por el coronavirus

Mundo

Este viernes el papa Francisco impartió una histórica bendición ‘Urbi et Orbi’ dirigida a todos los habitantes del planeta Tierra, aunque con una plaza de San Pedro totalmente vacía por la emergencia que vive Italia a causa del brote de coronavirus.

Se trató de una ceremonia inédita que el sumo pontífice le dio a los fieles católicos; sin público y en un escenario copado por la lluvia y un cielo gris que sirvió de ejemplo para ilustrar su prédica sobre los tiempos oscuros que atraviesa la humanidad.

Francisco apeló a un pasaje de la Biblia (Marcos 4:35-41) para decirle a los millones de fieles que lo seguían por radio y televisión que es necesario tener fe en Jesús en medio de la tempestad.

“Desde hace algunas semanas parece que todo se ha oscurecido. Densas tinieblas han cubierto nuestras plazas, calles y ciudades; se fueron adueñando de nuestras vidas llenando todo de un silencio que ensordece y un vacío desolador que paraliza todo a su paso: se palpita en el aire, se siente en los gestos, lo dicen las miradas. Nos encontramos asustados y perdidos”, dijo el jefe de la Iglesia Católica en referencia a la pandemia de Covid-19 que ya deja 25.000 muertos en todo el mundo.

El papa también ofreció unas palabras a los enfermos, médicos y los trabajadores de la salud que actualmente exponen sus vidas para contener la enfermedad en todos los rincones del globo. Sobre ellos dijo que son personas comunes que con valor ofrecen su vida para ayudar al prójimo.
Finalmente Francisco invitó a la humanidad a reflexionar sobre la búsqueda de la solidaridad y la fraternidad en una era de egoísmo e individualismo.

Cabe destacar que la bendición ‘Urbi et Orbi’ normalmente se otorga dos veces al año; el domingo de Pascua y el día de Navidad. Sin embargo, el papa optó por hacer esta bendición extraordinaria para emitir su mensaje a resto del mundo en medio de la crisis.