Cárceles de China están en alerta ante la llegada del coronavirus

El hacinamiento de reos en los centros penitenciarios podría suponer un peligro.

Mundo
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los nuevos casos de la COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus de Wuhan, siguen aumentando aunque a un ritmo más lento en China, donde el foco se sitúa hoy en varias cárceles del país, que han comenzado a registrar un alto número de contagios.

Según el último balance de la Comisión Nacional de Sanidad, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus ha dejado ya 2.236 fallecidos entre los casi 75.500 casos registrados hasta ayer.

Estas cifras suponen un aumento de 889 casos y 118 muertes con respecto al día anterior. La mayoría de fallecimientos (115) se registraron en la provincia de Hubei, foco de la epidemia.

En la jornada de hoy las autoridades hicieron públicos 447 casos confirmados de COVID-19 en cárceles de las provincias de Hubei, Zhejiang y Shandong.

La prensa oficial se hizo eco de estas informaciones y achacó la llegada del virus a las prisiones a la masificación en esos centros y a sus precarias instalaciones médicas.

Asimismo, el hacinamiento de reos en los centros penitenciarios podría suponer un peligro añadido debido a la capacidad de transmisión del coronavirus en espacios cerrados que albergan a muchas personas.

La respuesta de las autoridades ha sido la habitual durante estas semanas de epidemia: poner algunos de esos presidios bajo cuarentena, abrir una investigación interna y destituir a una decena de responsables, incluidos el director de la cárcel de mujeres de Wuhan (capital de Hubei) y el secretario del Partido Comunista en el Departamento de Justicia de Shandong.

En la prisión femenina de Wuhan se habían detectado hasta ahora 230 casos, que no habían sido añadidos hasta el momento al conteo general en Hubei debido a que, según las explicaciones oficiales, las cárceles de Hubei no tienen un sistema informático para informar de estos contagios.

En la cárcel de Rencheng, en Shandong, se informó hoy de 207 casos –7 funcionarios y 200 presos–, mientras que en el total de la provincia, la segunda más poblada del país, solo se añadieron otros dos al balance global, algo que sirve de ejemplo sobre el peligro que supone la llegada del virus a las cárceles chinas.