La nube de polvo que se levantó sobre Nueva York tras la caída de las Torres Gemelas resultó ser cancerígena.

Aunque ya han pasado casi dos décadas desde que un grupo de yihadistas secuestró aviones y los estrelló contra edificios en Estados Unidos, causando la muerte de casi tres mil personas, los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 siguen cobrando víctimas.

Más artículos...