La revuelta se originó por el enfrentamiento de dos bandas criminales al interior de la cárcel.

52 reclusos del Centro de Recuperación Regional de Altamira murieron asesinados durante un motín al interior de ese centro penal del estado amazónico de Pará, en el norte de Brasil.

Más artículos...