Tornado que arrasó ‘El Colorado’ alcanzó velocidades de 170 k/h; comunidad damnificada espera ayudas

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

A las once y media de la mañana de ayer los habitantes de la comunidad de El Colorado, seguía esperando la presencia de algún funcionario de Gestión del Riesgo de Desastres.

El paso de un tornado la tarde del pasado sábado los dejó literalmente en la calle y las únicas visitas que recibieron en su momento para levantar el censo de las afectaciones fueron la Cruz Roja y Defensa Civil.

Más de 300 familias que habitan el pequeño poblado vivieron momentos de angustia cuando el tifón pasó y prácticamente en segundos destruyó el colegio, el acueducto, destechó varias viviendas y sacó algunos árboles de sus raíces.

Atónitos vieron como el viento se llevaba también la ropa, utensilios de cocina, los libros y cuadernos de los niños, los uniformes, todo en cuestión de segundos, como lo relata Deider Benjumea.

“Fue un momento duro, hace dos días a las cinco y media se presentó un tornado que no estábamos esperando, que en cuestión de dos minutos destruyó las viviendas, el acueducto, se llevó todo”, dijo.

El colegio de la comunidad fue uno de los edificios que resultó afectado por el ciclón.

 

Pero lo más triste, según expresan, es que al pasar de las horas nadie de la Alcaldía aparecía, sin embargo los afectados seguían aferrados a que de un momento a otro el propio mandatario Juan Carlos Suaza, llegara a evaluar los daños.

“Quedamos sin nada, y viendo el tiempo de la lluvia no tenemos techo, no nos ha llegado la ayuda, los niños están sin ropa”, expresó Benjumea.

En el recorrido que Diario del Norte hizo por la zona, Dairo Benjumea Epinayú, estaba sentado debajo de un árbol con uno de sus pequeños hijos, observando su vivienda destechada y preocupado porque el invierno amenaza con seguir golpeándolos.

“Yo perdí todo, quedé sin techo, y le pido a las autoridades que vengan, que vean que quedé sin nada, estoy debajo de un árbol con mis hijos”, manifestó.

En su rostro se observa la tristeza y preocupación, porque no tiene dónde albergar a sus seis niños por eso guarda la esperanza que la administración distrital y el gobierno departamental, llegue con la ayuda que requieren. “El señor alcalde que venga, que haga presencia, en estos momentos no tenemos donde meternos”, expresó angustiado.

El tornado sorprendió a los habitantes de El Colarado sin estar preparados para este tipo de situaciones o emergencia. “Fue un tornado grande, agarramos los niños, corrimos, otros se quedaron en sus casas”, expresó Humberto Estrada, quien también resultó afectado por el fenómeno natural.

Hasta un panel solar que tenían quedó destruido en cuestión de segundos.

Reclamaciones

Si bien las familias de la comunidad de El Colorado, intentan entre ellos solucionar las afectaciones que sufrieron, no alcanzan a comprender por qué 48 horas después siguen a la intemperie, solos y sin ninguna ayuda a corto plazo. “Por lo menos que vengan para que nos ayuden a reemplazar las láminas de zinc que perdieron nuestras viviendas”, acotó Estrada.

Shirley Iguarán, coordinadora de Gestión del Riesgo del Distrito de Riohacha, calificó la situación de delicada, y aseguró que inicialmente se entregaron a través del líder de la comunidad 50 láminas de zinc y 8 tejas.

Expresó que de acuerdo al censo levantado 48 viviendas resultaron afectadas, y tres caídas.

 

 

“El alcalde ya conoce el tema, estamos trabajando para atender los casos de la emergencia”, dijo la funcionaria.

Precisó que a pesar de las dificultades económicas esperan realmente llegar con la ayuda que están reclamando los damnificados.

“Soy consciente de las reclamaciones de los afectados por el tornado, pero la administración debe cumplir con ciertos requerimientos legales para atender debidamente la emergencia”, aseveró.

A prepararse

José Radith Zúñiga, analista meteorológico, aseguró a Diario del Norte que el tornado alcanzó 170 kilómetros por hora lo que lo ubica dentro de la escala fujita como un F1.

Advirtió que esta semana inicia la segunda temporada de lluvias 2019, y recordó que hace tres meses el Fenómeno del Niño finalizó, por lo que la temporada de lluvia será bastante activa desde ahora hasta la última semana de noviembre o primera de diciembre.

El experto precisó que la segunda temporada de lluvias se une con la actual época de huracanes y vientos fuertes, lo que podría generar emergencias por vendavales, desbordamientos de ríos, inundaciones, y no se descarta que pueda volver a formarse otro tornado.

En ese sentido, alertó a las autoridades para que a través de los comités de gestión del riesgo los activen y se preparen para atender cualquier emergencia que pueda presentarse por los fenómenos naturales.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.