Inician proyecto de adaptación al cambio climático en la cuenca del río Camarones – Tomarrazón

La cuenca nace en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta y desemboca en la laguna Navio Quebrado, en la costa de Riohacha.

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La Corporación Semillas de Agua inició su proyecto de adaptación al cambio climático en la cuenca del río Camarones – Tomarrazón, que incluye proyectos experimentales de sistemas de producción adaptables al cambio climático, monitoreo del clima, talleres de formación y articulación de actores para la gestión de beneficios ambientales compartidos.

La cuenca del río se encuentra ubicada en el sur occidente de La Guajira, nace en las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta y desemboca en la laguna Navío Quebrado en la costa del mar Caribe, con jurisdicción en Riohacha, donde se ubican 6 corregimientos con población campesina, indígena y afrodescendiente.

Es una zona estratégica por su riqueza en fauna y flora, en especial por sus lagunas costeras en la parte baja, constituidas como Santuario de Flora y Fauna Los Flamencos y un corredor biológico en la parte alta, que hace parte del área protegida de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Sin embargo, tanto su riqueza natural como las actividades agrícolas de pequeña escala, la pesca y el turismo, dependen del frágil equilibro ecosistémico de la zona, que se ha visto afectado por los efectos negativos del cambio climático, principalmente por la intensificación de los fenómenos del niño y la niña, que provocan sequías prolongadas, vientos huracanados y lluvias torrenciales que a su vez, han generado una avalancha en el 2011, pérdidas de cultivos, proliferación de enfermedades como el dengue, sequías y colmatación de las lagunas y pérdida de la biodiversidad.

Aunado a lo anterior, en la Cuenca se han identificado debilidades que aumentan su vulnerabilidad al cambio climático, como la falta de educación ambiental y el mal manejo de la cuenca que aún no cuenta con un Plan de Manejo y Ordenamiento de una Cuenca –Pomca– adoptado, afectando la provisión de servicios ambientales en calidad y cantidad, en especial los servicios hidrológicos donde se abastecen aproximadamente 8.303 personas.

Es en este contexto que se desarrolla el proyecto ‘Adaptación al cambio climático – las comunidades de La Guajira fortalecen su capacidad de adaptación a través del manejo integrado de cuencas hidrográficas y la adaptación basada en el ecosistema’, que se desarrolla desde abril del 2019 hasta noviembre del 2020, bajo el liderazgo de la Corporación Semillas de Agua y el apoyo de la Pastoral Social de Riohacha.

Realizarán talleres para que las comunidades comprendan los efectos del cambio climático y mejoren su capacidad de respuesta.

 

La iniciativa busca generar acciones que permitan fortalecer capacidades para disminuir la vulnerabilidad al cambio climático, a través de medidas a nivel predial con proyectos de experimentación en sistemas de producción conservacionistas adaptables al cambio climático; y a nivel de cuenca, con la gestión de un mecanismo de beneficios compartidos que articula actores ubicados en la cuenca.

El proyecto es apoyado con financiación de la organización católica Caritas – Colombia, y es liderado por la Corporación Semillas de Agua, una ONG sin ánimo de lucro con más de 7 años de experiencia trabajando bajo un enfoque de evaluación rápida y medidas locales, para afrontar los impactos del cambio climático con organizaciones campesinas en el sur de Colombia.

Para la gestión predial se seleccionaron a 30 familias, 4 instituciones educativas y el Santuario de Flora y Fauna Los Flamencos, distribuidos en la parte alta, media y baja de la cuenca y que cumplían criterios de selección como interés en la conservación. Con estos beneficiarios se van a implementar proyectos experimentales de producción agropecuaria conservacionista, integrando prácticas compatibles con los ecosistemas locales que disminuyan la vulnerabilidad al cambio climático, como dejar cobertura permanente sobre el suelo para mejorar los aportes de materia orgánica y retención de humedad, diversificar la producción, sistemas silvopastoriles para ganado y chivos, dietas locales para peces y ajustes tecnológicos como estufas ecológicas, entre muchas otras.

Esta estrategia busca transformar prácticas tradicionales que van en contravía con la conservación de la cuenca como las quemas, el uso excesivo de agroquímicos, la tala, los monocultivos y el sobre pastoreo.

En cuanto al componente de gestión de beneficios compartidos, se ha constituido una Mesa Técnica para aunar esfuerzos en pro de la gestión integrada de la cuenca Camarones – Tomarrazón. Esta acción pretende articular a representantes de la comunidad de la parte alta, media y baja e institucionales como Parques Nacionales, Gobernación de La Guajira, Alcaldía de Riohacha, Corpoguajira, Universidad de La Guajira, Programa Mundial de Alimentos, Pastoral Social, Corporación Semillas de Agua y otros actores que tengan incidencia en la zona.

Como parte esencial de esta estrategia, se trabaja en un mecanismo de Pago por Servicios Ambientales para incentivar los esfuerzos de conservación en la zona, que pueden ser verificados y financiados con recursos estatales provenientes del artículo 111 de la Ley 99 de 1993 y/o la Resolución 0870 del 2017, entre otras normativas.

Por otra parte, se han instalado pequeñas estaciones de monitoreo climático de temperatura, precipitación y humedad que permiten sistematizar el comportamiento diario y local del clima en la zona, y asociarlo con fenologías locales como llegada y migración de especies, floración de plantas y árboles, rendimiento de cultivos, ciclos de las lagunas, etc.

Este análisis climático permite comprender las manifestaciones del cambio climático y tomar acciones preventivas en cuanto a la gestión del riesgo de desastres naturales, así como aportar en la toma de decisiones a nivel predial en cuanto a los ciclos de siembra.

Cabe resaltar que todo el proceso se realiza con metodologías participativas con las familias beneficiarias y las instituciones locales, con el objetivo de fortalecer la capacidad y autonomía de las comunidades frente a la gestión del territorio para la adaptación al cambio climático, para ello también se van a desarrollar talleres formativos sobre diversos temas como agricultura conservacionista, gestión del riesgo, cambio climático, marcos normativos, cuidado y mantenimiento de semillas, entre otros.

Además de ello, se van a llevar a cabo campañas de comunicación para la sensibilización ambiental en toda la cuenca, a través de emisoras locales como Camarones Estéreo, Tomarrazón Estéreo y otros medios de comunicación. Se mantendrá informada a la comunidad sobre los logros agropecuarios de los proyectos experimentales y los resultados de los estudios climáticos que estarán realizados por familias campesinas de la región.

Al final del proyecto las comunidades e instituciones comprenderán los efectos del cambio climático y mejorarán sus capacidades para afrontar el fenómeno desde los sistemas productivos bajo estrategias de experimentación local y la gestión de beneficios ambientales compartidos.

Redacción y fotografías: Corporación Semillas de Agua

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.