Poner a funcionar La Puente nos conviene y nos ayudaría a salir de la crisis: presidente de Cerrejón

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El presidente del Cerrejón, Guillermo Fonseca Onofre, hizo un recorrido por el margen del proyecto del Arroyo Bruno, Tajo La Puente 1A, en compañía de varios directivos de la empresa y periodistas, con el objetivo de verificar los avances de esta obra que lleva paralizada dos años.

“Da orgullo ir a visitar un proyecto en donde a uno le queda muy fácil ver los estándares con que lo realizaron”, fueron las palabras del presidente de la compañía carbonífera.

Asimismo, señaló que al dialogar con los expertos en el tema le informaron que este es un proyecto referente a nivel mundial y no solo en Colombia, “aquí nos podemos beneficiar de la forma en que se desarrolló y que sirva de estándar para este u otros proyectos”, dijo. Fonseca Onofre agregó que es importante tener en cuenta que el proyecto del Arroyo Bruno lleva paralizado dos años, sin producir, pese a la gran inversión que se hizo para el desvío.

Precisó que en relación con las comunidades, la mejor forma de ayudarlas es seguir reinvirtiendo en ellas proyectos que redunden en el bienestar de La Guajira, a través de la producción del Cerrejón.

Los funcionarios de la empresa, en compañía de la comunidad y periodistas realizaron un recorrido para verificar los avances de la obra.

 

“Poner a funcionar el Tajo La Puente 1A nos conviene a todos, al país por ingresos fiscales, a La Guajira por las regalías ante las inversiones sociales que se puedan hacer en las comunidades, ya que se seguirán invirtiendo y obviamente a Cerrejón para poder recuperar la inversión que ha hecho”, manifestó el funcionario.

El proyecto de La Puente es fundamental para el año 2020 y sino sale, se debe ver qué hacer, pero “Cerrejón no se dará por vencido”.

“Sería el proyecto que necesitamos, luego tomaríamos un segundo aire y empezaríamos a enfocarnos en la segunda meta, que incluye tener unos costos más bajos, una mejor calidad del carbón y unos niveles de producción más altos; al combinar estas tres cosas nos daría un mejor margen para sortear luego en los cambios a mediano plazo en la demanda”, dijo.

Puntualizó, además, que el Estado tendrá que hacer una comparación de lo que puede recibir en los niveles actuales y lo que podría recibir en niveles más bajos, para así “compensar los impuestos unitarios del volumen que se pueda producir”.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.