Corpoguajira realizará nuevas pruebas al río Jerez para determinar posible presencia de mercurio denunciada por los wiwa

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Luego de la alerta que generó el agente de salud wiwa, Fernando Barros Lozano, sobre una posible contaminación del río Jerez que podría estar afectando seriamente la salud de su comunidad, Luis Medina Toro, director de la Corporación Autónoma Regional de La Guajira –Corpoguajira– se pronunció.

El funcionario precisó que ha conocido por la misma comunidad acerca de la extracción de oro, por lo que ha coordinado con las autoridades policivas, militares e investigativas, acciones que han permitido la captura de varias personas y el decomiso de equipos que se han encontrado para la práctica de esa actividad ilegal.

“Desde luego que existe esa preocupación por la contaminación de las aguas debido a la utilización de mercurio y también que las prácticas son rudimentarias, generan erosión y otros problemas ambientales. Eso ya está en conocimiento de la fuerza pública, hemos venido trabajando de manera muy articulada”, dijo.

Asimismo, aseguró que han venido trabajando a través de la estrategia Artemisa y prontamente harán el lanzamiento nacional de otra denominada ‘Burbuja Ambiental’, impulsada por el presidente Iván Duque para que la biodiversidad y los recursos naturales sean un activo estratégico de la Nación.

“La fuerza pública tiene orden de intervenir para proteger y conservar esos ecosistemas y esas riquezas naturales”, mencionó.

Sobre la calidad del agua, Medina Toro precisó que desde Corpoguajira vienen haciéndole monitoreo permanente a través del laboratorio ambiental, “no tenemos información de que los indicadores nos están arrojando una contaminación de mercurio que pueda alamar a la comunidad”, anotó.

Y agregó: “es de preocupación pero vamos a revisar los informes de laboratorios últimos para poder informarle a la comunidad wiwa de lo que está ocurriendo en cuanto a la afectación que puede tener la fuente hídrica, que abastece a esa comunidad pero también a la población de Dibulla”.

El director de la entidad ambiental de La Guajira fue enfático al decir que seguirán el monitoreo porque de detectar algo así la situación sería actuar de manera pronta para evitar que se vaya a multiplicar o agrandar y generar mayores inconvenientes de tipo ambiental y de salud.

Luis Medina Toro, director de Corpoguajira.

 

Aseveró que no son empresas las que se dedican a esa práctica ilegal, sino personas que conocen de la actividad y llegan a ejercerla. “La información que tenemos es que son unos particulares que ni siquiera son oriundos de la región, digamos que son personas que intervienen, que conocen de la actividad y llegan allí y seguramente aliados con algunos nativos, detectan donde hay una producción de minería y comienzan a desarrollar la actividad de manera ilegal. Por eso el Ejército, la Policía y Fiscalía han estado actuando para poder contrarrestar esos delitos por los daños que generan”, añadió.

Y refirió que la información que tienen es que esa actividad no se desarrollaba con tanta intensidad, pues “la fuerza pública venía, intervenía y desestimulaba que se siguiera realizando”. Sin embargo, “últimamente hay una mayor dinámica y ya están utilizando equipos con alguna tecnología, lo que genera preocupación porque no hay ningún título minero o licencia ambiental para extraer oro de esa zona”.

La denuncia de los wiwa

El agente de salud wiwa Fernando Barros, fue quien alertó de la posible presencia de mercurio en el afluente, debido a la práctica de minería ilegal a menos de un kilómetro del río. Contó, además, que alrededor de 25 niños y 10 adultos de su comunidad ya se encuentran enfermos.

Hay que mencionar que las casi 170 familias wiwa, que habitan la cuenca de los ríos Jerez, Tapias y Korual, se sienten atrapadas. Por un lado, la empresa portuaria Brisas, le niega el ingreso para la realización de sus pagamentos tradicionales en Jukurrua, con los cuales ellos, alejan las tragedias y las enfermedades.

Denuncian que lo más grave, es que la minería ilegal, ha montado verdaderos andamiajes a orillas del río Jerez, en donde utilizan altas dosis de mercurio, generando una contaminación, que a corto plazo, será letal para los habitantes de La Punta de los Remedios y Dibulla, quienes tienen sus fuentes hídricas en ese afluente.

Juan Alberto Gil, autoridad tradicional, le contó al portal noticioso ‘El Pulso Guajiro’, que para colmo, en las últimas semanas se han sentido afectados por brotes de diarreas, fiebre, dolores de cabeza, que son los primeros efectos “de no devolver de forma oportuna el documento en Jukurrua, un sitio de pagamentos”.

Estos tres hechos generan gran preocupación en Sellamake, un pequeña comunidad, habitada por 80 familias wiwa, que heredaron del Gobierno nacional, la antigua finca Arimaca, del extinto comerciante ‘Lucky’ Cotes, quien la vendió al Incoder, para que fuera repartida entre los grupos indígenas que habitan el pie de monte de la Sierra Nevada de Santa Marta, en el área del municipio de Dibulla.

Fernando Barros, agente de salud wiwa.

 

Desde Mingueo, la escuela de enfermería envía semanalmente a sus estudiantes y profesores, para hacer capacitaciones a las madres, niños, niñas y los hombres mayores, a quienes enseñan normas básicas de higiene, tan simples como el lavado de manos, que muchas veces no practican, porque nunca les dijeron, que era la forma más fácil de transmitir enfermedades.

A Sellamake, llegan a diario muchas familias wiwa, que bajan de la Sierra Nevada. La mayoría habitan en Korual y Gomake, donde se concentra el fuerte de las comunidades ancestrales, a unas 8 horas de la carretera.

El río Jerez es la vida de los wiwas, por eso lo cuidan con amor, mucho cariño, para evitar que el hermano menor, lo destruya.

Turismo y destrucción

Además de la problemática del río, la comunidad wiwa se queja que a diario, pero en especial los fines de semana, llegan turistas de Riohacha y otras poblaciones que dejan todo sucio de botellas, plásticos y todo tipo de desechos que posteriormente los jóvenes nativos deben limpiar.

“Estamos cerrando con alambre, para evitar el ingreso de personas, que no aman la naturaleza, esos que hacen daño” dice Fernando Barros, al explicar el proyecto de protección de la cuenca del río.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.