En una “bomba de tiempo” se ha convertido el comedor para migrantes venezolanos en el barrio El Carmen

Los ciudadanos del vecino país que se benefician del comedor comunitario, hacen sus necesidades en un lote aledaño a la vista pública.

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Las riñas y los abusos por parte de los usuarios del comedor ubicado en el barrio El Carmen, siguen causando zozobra entre los habitantes del sector y especialmente entre los padres de familia cuyos hijos estudian en los colegios aledaños.

“Bajar los comensales de 2.000 a 800, no fue ninguna solución. La situación sigue igual: riñas a cuchillo casi de forma diaria; consumo de estupefacientes en las terrazas de los vecinos; y el hecho de que hacen sus necesidades fisiológicas en un lote a pocos metros, no se ha detenido, por el contrario, la situación tiende a empeorar”, expresó Yair Ortiz, morador de la zona.

Denuncian los vecinos que uno de estos lotes pese a que la misma comunidad hizo una recolecta de dinero para limpiarlo y así evitar que fuera tomado como baño público, “de nada ha servido porque así como está, llegan con toda la tranquilidad del mundo y hacen sus necesidades allí a la vista pública”.

Ante la problemática, los moradores han instaurado sus quejas y aseguran que nadie ha tomado una decisión definitiva con respecto a ese lugar, por lo que piden a las autoridades que no esperen a que suceda una desgracia en cualquier momento.

“Cualquier día de estos entre ellos mismos va a suceder una tragedia, son personas agresivas que en su mayoría cargan un arma blanca y lo que más nos preocupa es que un niño o cualquier persona de la zona o de Maicao (ya que es una zona muy transitada) quede en medio de uno de esos enfrentamientos y salga lastimado. Nos preguntamos ¿qué esperan las autoridades para tomar decisiones? o es que ¿el bolsillo de unos contratistas y unos ciudadanos extranjeros está por encima de toda un pueblo? estos no puede seguir así”, indicaron.

Advirtieron los querellantes que “la situación está complicada y la paciencia tiene un límite”. “Hacemos un llamado al alcalde, a la personera, a estos organismos internacionales para que por favor no esperen que la comunidad tome vías de hecho, porque se puede presentar una situación como asonadas porque no estamos dispuestos a tolerar tantos abusos y frescura de estos ciudadanos”, puntualizaron.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.