Alerta en el Distrito de Riohacha por casos de sarampión confirmados en comunidades indígenas

Hasta el momento, los brigadistas han logrado vacunar a 11 mil personas en el departamento de La Guajira para evitar el contagio.

La Guajira
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Una alerta han emitido los organismos de salud debido a los reportes que confirman sobre dos casos de sarampión

en comunidades wayuú, más específicamente en Cucurumana, jurisdicción del Distrito de Riohacha.

Se conoció que se está adelantando una brigada de vacunación en las comunidades indígenas donde el brote tiene mayor influencia, pero la novedad que están recibiendo los brigadistas, es que no les están permitiendo el acceso a estos territorios.

En diálogo con los periodistas del Noticiero Cardenal de La Guajira, Helión Arends, director de Asuntos Indígenas, indicó que las comunidades donde no les permiten el ingreso son Toroquí y Nueva Esperanza.

“Estas personas se niegan a que el equipo de vacunación acceda a sus territorios y esta situación como tal lo que hace es atrasar el proceso. Ellos aducen que es poco común que en esta fecha lleguen personas a vacunarlos y que por principio de protección propia no permiten el acceso de ningún equipo. Nosotros nos presentamos con nuestros uniformes y escarapelas, pero esto genera un trastorno en la prestación del servicio”, expresó el funcionario.

Helión Arends, director de Asuntos Indígenas, habló sobre las dificultades en el acceso a los territorios. A su vez Jackelin Palacio, funcionaria del Minsalud, expresó la importancia de la vacunación.

 

A su turno, Jackelin Palacio, funcionaria del Ministerio de Salud, sostuvo que el trabajo del Ministerio comenzó hace un año en el mes de marzo, justo cuando apareció el primer caso en el país de sarampión en Medellín, y paulatinamente fueron llegando a unas regiones.

Hay que indicar que actualmente en La Guajira existen 16 casos de sarampión confirmados, además hay cinco municipios priorizados como Villanueva, Maicao, Riohacha, Uribia y Fonseca.

“El llamado que queremos hacer es que ya estos casos se están adentrando a los indígenas. El Ministerio puso una dosis adicional o de protección a todos los bebés de 6 a 11 meses y por eso es urgente que los lleven a los puntos de vacunación. También estamos garantizando la vacunación en niños de un año y cinco años. Si la madre no lo vacunó en algún momento porque se le olvidó, puede acceder a su vacuna para protegerlo del sarampión”, explicó Jackelin Palacio, funcionaria del Ministerio de Salud.

Se conoció que Colombia en el año 2014 fue certificada libre de sarampión y desde sus organismos han trabajado por 30 años para su control.

“Hoy no podemos permitir que esto se nos convierta en una epidemia. Nosotros necesitamos verificar los carnet de las personas y poderlos vacunar para controlar esta situación. A los menores hay que vacunarlos con el objetivo de que puedan tener respuesta inmunitaria, y si tienen contacto con el sarampión, pues no les dé. Hoy ningún colombiano guajiro debe tener esta enfermedad”, añadió la representante del Ministerio de Salud.

En ese mismo sentido, Helión Arends, director de Asuntos Indígenas, precisó que están recurriendo a personas de amplio reconocimiento en esas comunidades para que intercedan ante ellas y entiendan que la necesidad que hay es “vacunar tanto a niños como adultos porque están expuestos a este brote, y lo que queremos es darles el principio de protección y eficiencia de garantizarles un buen acceso a la salud”.

Además, especificó que hasta el momento han logrado vacunar a 11 mil personas en el departamento de La Guajira.

“A Cucurumana se ha entrado dos semanas constantes de vacunación para verificar el trabajo de nuestros brigadistas, y hemos evidenciado que en esos sitios nos esconden a los niños o dejan la decisión en las manos del menor si se vacuna o no cuando estamos en el proceso”, agregó Jackelin Palacio.

Cabe indicar que el sarampión no es tan benigno como la gente piensa, ya que esta enfermedad puede llevar al paciente hasta la muerte. Además, los signos de este virus se pueden confundir fácilmente con un cuadro gripal.

“Necesitamos el apoyo y la colaboración en las comunidades de Toroquí, Poromona, El Tablazo y Villa Esperanza para que nos permitan el acceso para cumplir con nuestra brigada de vacunación. Hemos notado que ellos sienten más temor a la inyección que a la enfermedad”, dijo Palacio.

Hay que resaltar que Brasil y Venezuela tienen un número importante de muertos de población indígena, y por esta razón los organismos de salud no quieren que esto se dé en territorio guajiro.

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.