Una jornada de prevención llevaron varias religiosas del país y apoyadas por la Policía Nacional en La Guajira a comunidades wayuú de la zona rural de Riohacha y del municipio de Manaure.

Inicialmente fue en el sector de Cucurumana, zona rural de Riohacha, hasta donde llegó la jornada de prevención y de ayudas de las religiosas y de la Policía Nacional.

La gestión la propició Tatiana Osorio ante las hermanas Dominicas de Santa Catalina de Siena donde se vinculó especialmente el colegio Nuestra Señora del Rosario de Funza, Cundinamarca.

“Los alumnos recogieron regalos y escribieron cartas alusivas a la Navidad al igual que refrigerios para llevar una mañana feliz y diferente a miembros de comunidades wayuú en Riohacha”, aseveró una fuente que participó de la jornada de prevención.

Se informó además que fueron visitadas algunas comunidades en colaboración con la Policía Nacional llevando regalos, refrigerios, mensajes y agua potable para poder vivir la llegada de los Reyes Magos.

Posteriormente las religiosas y la Policía Nacional se trasladaron al sector de Pancho, en zona rural de Manaure, para la entrega de alimentos, refrigerios, regalos y ante la carencia del agua, las autoridades llegaron con un carrotanque para los habitantes de dicho sector desolado y desértico.

Se reveló que fueron más de 500 personas de la etnia wayuú, la gran mayoría menores de edad, quienes resultaron beneficiados por esta intervención de religiosas del país.

A través de la Unidad de Gestión de Riesgo se monitorea el comportamiento de los vientos y se brinda el acompañamiento que requiera la comunidad

La presencia de los vientos alisios en dirección del noreste al sureste en La Guajira, mantiene en alerta a las autoridades y a la comunidad en general, por las afectaciones que ya están causando en ciertos sectores del Departamento, con ráfagas mayores especialmente en las zonas norte y media.
 
De acuerdo a lo informado por el Sistema de Alerta Temprana –SAT– en la época de final  y comienzo de año, es decir entre los meses de diciembre a marzo, es cuando mayor presencia se siente de los ventarrones cuya velocidad sostenida aumenta de manera considerable. 
 
De acuerdo al SAT, las brisas registradas en estos primeros días del 2019 alcanzan velocidades hasta de 45 kilómetros por hora y vendavales que logran llegar a 80 km/h.
En La Guajira estos fuertes vientos ya empezaron a generar destrozos con caída de vallas y árboles, así como viviendas destechadas, lo que ha provocado que las autoridades extremen las medidas preventivas y activen las ayudas para evitar consecuencias que lamentar a causa del fenómeno climático.
 
José Radith Zúñiga, coordinador del Sistema de Alerta Temprana, recordó que los vientos alisios ocasionan que los árboles débiles sucumban, que los techos no asegurados vuelen por el aire como hojas de papel, así como las tapas de tanques elevados y las vallas publicitarias; de igual manera las redes eléctricas en mal estado o sin mantenimiento se vienen abajo.
 
En cuanto a las condiciones marítimas se presentan fuertes oleajes y corrientes marinas que pueden poner en riesgo la vida de bañistas y de los pescadores que ingresan a realizar sus faenas.
 
En ese sentido, el director del SAT enfatizó en algunas recomendaciones a la comunidad como 
asegurar techos de forma técnica; realizar mantenimientos preventivos al cableado de las redes eléctricas; asegurar las tapas de  los tanques elevados o todo aquel objeto que por acción de la fuerza de los vientos podrían caer y lastimar a las personas.
 
José Radith Zúñiga acotó que se debe seguir únicamente la información y recomendaciones de las autoridades debidamente capacitadas.
De acuerdo al pronóstico del clima, por estos días las condiciones meteorológicas en La Guajira serán ventosas acompañadas de alta radiación solar, escasa nubosidad y baja presencia de humedad en el aire, lo que aumenta la probabilidad de formación de incendios forestales en los sistemas montañosos de la Sierra Nevada de Santa Marta, Serranía del Perijá y Serranía de la Makuira.
 
Medidas 
 
El gobernador encargado de La Guajira, Wilson Rojas Vanegas, precisó que a través de la Unidad de Gestión del Riesgo se monitorea de forma permanente el comportamiento de los vientos alisios, y se brinda el acompañamiento que requiera la comunidad.
 
Sostuvo que la administración  departamental a pesar de sus dificultades económicas, está en la obligación de brindar toda la información que  la comunidad necesite para actuar preventivamente y evitar hechos que lamentar. De igual forma responder por la ayuda humanitaria a las familias que resulten damnificadas por el fenómeno natural.
 
Rojas Vanegas hizo un llamado a los líderes indígenas para que también estén pendientes de sus comunidades, y les brinden la información indispensable para que actúen preventiva y eficazmente.
 
Entre tanto, a los comités locales de emergencia les recomiendan que cumplan con las tareas asignadas, y trabajen de la mano con las familias en las acciones preventivas que deben seguir.
 
Cabe destacar que los vientos alisios son aquellos que soplan entre los trópicos, parten de zonas subtropicales de alta presión con rumbo a regiones ecuatoriales de baja presión, pero por la rotación del planeta, se desvían hacia el oeste por el efecto Coriolis.

 

El gobernador encargado de La Guajira Wilson Rojas Vanegas y del alcalde de Riohacha Juan Carlos Suaza pidieron a las autoridades militares intensificar los operativos para atacar la delincuencia.

El primer acercamiento del gobernador encargado de La Guajira, Wilson Rojas Vanegas, y del alcalde de Riohacha, Juan Carlos Suaza, con los altos mandos militares fue de seguir con los operativos para atacar la delincuencia y otros flagelos.
 
Precisamente el gobernador encargado de La Guajira le pidió al brigadier general Hugo Alejandro López Barreto, comandante de la Primera División del Ejército Nacional, mantener los operativos en todo el territorio guajiro, en aras de evitar secuestros, extorsiones, atacar mafias dedicadas al contrabando y otras acciones ilícitas.
 
De igual manera, el mandatario solicitó al brigadier general Miguel David Bastidas, comandante de la Décima Brigada Blindada, seguir con los operativos en Maicao, teniendo en cuenta que en esta zona del Departamento se originaron varios secuestros durante el año 2018.
 
Asimismo, que se continúen con los operativos para atacar el contrabando en todas sus modalidades en sectores fronterizos de La Guajira.
 
Por su parte, el alcalde de Riohacha, Juan Carlos Suaza, pidió a los altos mandos militares realizar trabajos en conjunto con la Policía Nacional para atacar la delincuencia en la capital guajira. 
 
Cabe indicar que durante el mes de diciembre de 2018 se registraron 15 homicidios en el Distrito, la gran mayoría de ellos por sujetos en moto bajo la modalidad de sicariato.
 
Ante esto, los altos mandos militares informaron que durante los meses de enero y febrero de 2019 en conjunto con la Fiscalía y la Policía van a seguir los operativos contra organizaciones criminales, delincuencia común, contrabandistas, a la espera de resultados con desarticulación y golpes contundentes.
 
Cabe indicar que en la ciudad de Riohacha se encuentra una comisión de la Dijín que viene realizando trabajos en conjunto con la Fiscalía y el Ejército Nacional para poder esclarecer los homicidios que ocurrieron durante el mes de diciembre en la capital de La Guajira.
 
A su vez, el secretario de Gobierno de Maicao, Aldemiro Santos Choles, también pidió a las autoridades militares intensificar los operativos en zona fronteriza en sectores como La Majayura, Paraguachón, Carraipía, entre otros, para atacar los distintos flagelos que azotan a este sector del departamento de La Guajira.
 

Líderes y autoridades tradicionales de la comunidad Tronjomana, del municipio de Manaure, hicieron extensiva una petición a la administración de la localidad para que realicen el arreglo de un poste de energía eléctrica que se vino al piso.

Ante este hecho, los habitantes de la localidad hacen un llamado urgente a la alcaldía municipal. Cabe indicar que la comunidad recibe el servicio de energía por medio de la estructura, pero desde hace varios días están en penumbras.

De igual manera, los niños y ancianos son los más afectados por la falta del servicio de energía en el sector.

“Pedimos a las autoridades de Manaure que se apersonen de la situación, ya este problema lleva varios días. Milagrosamente el día que cayó el poste no había personas en el sector, porque de lo contrario habría sido una tragedia”, reveló una de las autoridades.

Al parecer, el poste se habría ido al suelo por las fuertes brisas que por estos días azotan el sector costero de La Guajira, como Dibulla, Riohacha, Manaure y Uribia.

Más artículos...

Regístrese a través de nuestro servicio gratuito de suscripción por correo electrónico para recibir todas las noticias de nuestro Caribe.