El doctor Blanco es mi candidato

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Este señor aparece cada vez que hay elecciones, y ahora que arrancaron las campañas de acaldes y gobernadores, yo me pregunto ¿cuánto cuesta ser gobernador de La Guajira?, o ¿cuánto billete hay que invertir para ser elegido gobernador del Departamento? dicen que como barata una campaña sale por $5 mil millones, otros que va de 10 a 20 mil millones de pesos. Eso es mucha plata.

Pero ¿cómo se financia la campaña de un gobernador y quién o quiénes ponen el billete?, se sabe que se financian por el mismo candidato con recursos propios, y con el apoyo financiero de "amigos" y patrocinadores, y ¿qué buscan con ganar la ‘gober’, pues el poder, y para qué?, pues para repartirse la torta que se llama presupuesto y recuperar la inversión hecha y así lucrarse todos.

Quien gane la Gobernación tendrá a su disposición el manejo del presupuesto durante los próximos cuatro años, y aquí es donde está la jugada, ya que con el presupuesto el elegido le paga a los aportantes de su campaña el favor que le hicieron, y ¿cómo lo hace?, nada menos que dándole contratos. Pero el gobernador también tiene que sacar su plática, entonces acude al cvy o "cómo voy yo ahí"; es decir, recupera la plata que invirtió en hacerse elegir a través de coimas que recibirá de sus generosos "amigos", por cada contrato que -a su vez - el gobernador les dé.

Así funciona la tramoya y todo el mundo sabe que es así, o creen que alguien va a invertir semejante cantidad de dinero para perder plata, mamola como decía Serpa.

La política se volvió un negocio en el que se invierte para ganar y recuperar con creces lo que se gastó en la campaña, y el elegido también tiene que aprovechar su cuarto de hora y asegurarse su futuro económico. Para pagar favores, apoyos y contribuciones el nuevo gobernador cuenta con el presupuesto del Departamento que maneja a su antojo.

Échele mano a eso que no es suyo, dirían algunos.

El próximo gobernador de La Guajira recibirá entre salario y prestaciones por los cuatro años de gobierno, $500 millones aproximadamente, y si se gasta mínimo 5 mil millones en su elección, de ¿dónde va a sacar el faltante de $4.5 mil millones para pagar el favor que le hicieron al elegirlo gobernador? No hay que ser un genio ni romperse el coco para responder que aquel favor lo pagará con la contratación que le asegura el presupuesto, como ordenador del gasto que es del mismo.

Pero lo anterior tiene un efecto perverso y es que las obras que se contraten - como son para pagar la campaña - se harán con sobrecostos, se robarán los anticipos, no se harán o quedarán a media, porque los dineros públicos se desviarán al bolsillo de los generosos "amigos" y patrocinadores que le aseguraron el triunfo al gobernador.

Esta ha sido y sigue siendo la mecánica politiquera, o sino ¿cómo se explica que los gobernadores de la última década terminarán judicializados, algunos presos, otros suspendidos, condenados e inhabilitados, no fue por corrupción?

La "corrupción" es el cáncer que se come el presupuesto público, con ella se roban el presupuesto para pagar "favores" electorales, y el mismo modus operandi lo utiliza la clase politiquera para elegir alcaldes concejales, diputados.

Sondeo