Gobernación de La Guajira, ¿un cuento chino?

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Durante el primer día de visita oficial del presidente Iván Duque a China, la Procuraduría General de la Nación, suspendió de su cargo al gobernador encargado de La Guajira, Wilbert Hernández Sierra. La suspensión se da, como consecuencia de la firma de un contrato para formar estudiantes y docente en el idioma inglés en 38 municipios, por un valor de $11.415 millones, cuando en realidad solo hay 15 municipios en el Departamento.

El encargo de Hernández Sierra por parte del presidente, solo duró dos meses y un día. Wilbert, entró a engrosar la no querida lista de los administradores que han sido sancionados e investigados durante el tiempo de mandato. El que se creía iba a ser el inicio de la solución de los problemas del departamento, pues, al gobernador lo vendieron como amigo personal del presidente, la familia, cercana al partido Centro Democrático y del expresidente Uribe, terminó igual que sus antecesores.

Duque mostró a Hernández Sierra como un aliado, con el que iba a trabajar de la mano de la presidencia en el territorio; no se escatimó en calificativos positivos, pero al parecer fue un “cuento chino” para con los guajiros. La RAE define la llamativa expresión “cuento chino”, como un embuste, una mentira disfrazada de artificios, una mentira disimulada, ingeniosa, encajada dentro de una historia fantástica o de dudosa veracidad.

Lo dicho y hecho por el presidente, su vicepresidenta y todas las personas que lo exaltaron, los muestra como unas personas “encarnizadas” en que La Guajira no progrese, parece que lo hicieran con propósito, parecen estar en contra del departamento.

Lo sucedido con Wilbert es la muestra de que el principal problema que tiene el departamento de La Guajira no es la corrupción, el principal problema de la guajira es la falta gobernabilidad, la debilidad administrativa, y todo esto, al parecer, pasa con el visto bueno del Gobierno y el Estado colombiano.

De 2012 a la fecha han pasado por el Palacio de la Marina 12 gobernadores, más de un gobernador por año, una intervención por parte del Estado en temas de salud y educación, así no se gobierna. Cuando Hernández Sierra llegó al cargo cambió gran parte del gabinete, cambio a muchas de las personas que venía trabajando con Wilson Rojas, el anterior gobernador encargado.

De quedar en firme la sentencia de la Procuraduría, lo mejor que puede hacer Hernández Sierra es hacerse a un lado y darle paso a otro gobernador encargado. Serán tres meses de suspensión, tres meses sin una cabeza visible; es mejor darle paso a otras personas, que aunque vienen con otras ideas, con otros dirigentes a su cargo, ya cambiar nuevamente el gabinete pueden estar al frente durante los tres meses y los dos restantes; así no se gobierna, así no se consolida ningún proyecto, así, basado en esta inestabilidad y falta de administración, no hay empresas que quiera invertir en el departamento.

Lo cierto es que al final de la tormenta siempre llegar la calma, los jóvenes formados debemos empoderarnos de este territorio, tomar las riendas de este pueblo y empezar a hablar en wayuúnaiki. Nombró este lenguaje propio de nuestros pueblos indígenas, ya que es el nuestro, lo hemos olvidado, lo hemos abandonado, por darle paso a extranjerismos que está demostrado nos han traído más problemas que apoyos y aprendizajes.

jolmedoavila@gmail.com

Sondeo