Antanas Mockus y su curul de senador

Opinión
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

El profesor Antanas Mockus resultó elegido senador de la República de Colombia con la segunda votación más alta, después de la votación del senador Álvaro Uribe Vélez; fue avalado por el Partido Verde, que también lo avaló en periodos anteriores en la candidatura presidencial.

Previo a la elección de senador, lo denunciaron ante las autoridades competentes y de manera pública en alusión la incompatibilidad, por la causa de contrato entre el Estado y la Fundación Corpovisionario, presidida y direccionada por el entonces aspirantes Mockus en lista del Partido Verde al Senado, renunciando antes de un año de la citada elección. Posterior a la elección, le demandaron la pérdida de investidura, negada en primera instancia, ahora se encuentra en apelación.

El abogado guajiro José Manuel Abuchaibe, quien ha liderado en Bogotá y otros territorios demandas por irregularidades y violación a las normas legales, demostrado en el estrado judicial con pruebas, las causales relacionadas con nulidad y pérdida de investidura, tramitada en la Sala Quinta del honorable Consejo de Estado. De las dos demandas, fallaron una favorable para Mockus (pérdida de investidura) pero fue impugnada. Posteriormente le anularon la elección de senador en única instancia y al no tener otro medio de defensa, el excandidato presidencial Humberto De la Calle, asumió el poder del referenciado senador, optando por impetrar una acción de tutela tramitada en la misma corporación judicial, correspondiéndole a la Sección Primera, de acuerdo al orden numérico de las salas o secciones, quien falló tutelando la reivindicación de una curul pérdida en favor y beneficio del profesor Antanas, glorificando a sus seguidores y élite capitalina.

Independientemente de las condiciones especiales que califican Antanas Mockus, es importante diferenciar una cosa de otras. Quienes violen disposiciones legales por error, acción u omisión, deben responder por los hechos en que resulten implicados, al menos que lo ampare y proteja la corrupción practicada de manera mancomunada en los poderes públicos.

Las causales normativas de inhabilidad, incompatibilidad y nulidad están expresas de manera taxativa y precisa, para que no se presten a equivocaciones. Deja mucho qué pensar que un fallo de tutela, tumbe una sentencia de demanda electoral ordinaria, favoreciendo los hechos presuntamente violados de acuerdo al acervo probatorio anexado en demandas por el profesional del derecho Abuchaibe Escolar, quien también apeló el fallo de tutela que regresó a Mockus al Senado.

Las leyes son normas de carácter general, cuyo deber de las autoridades y servidores públicos es la de cumplirla y hacerla cumplir. Quienes las incumplan o violen deben ser sancionados sin excepción alguna. Es mal ejemplo acolitar, manipular y esquivar disposiciones legales vigentes, encubriendo hechos violados por tratarse el violador de ser una persona distinguida e intocable, cuyos efectos sancionatorios, al parecer, ofende.

El fallo de tutela que beneficia Antanas Mockus sería utilizado como pruebas para interponer otras acciones de tutela, reclamando el derecho fundamental de igualdad a quienes hayan sido castigados por causales de incompatibilidad e inhabilidad.

La cultura ciudadana predicada por el profesor Mockus, se vino a pique con la participación del “profe” en el segundo mandato de gobierno Juan Manuel Santos a cambio de mermelada, recibida a través de la Fundación Corpovisionario, de la cual había renunciado con posterioridad al término establecido en la ley para ser candidato. Es preferible admitir honestamente el error en que incurre Antanas Mockus, antes que persistir con un mal ejemplo que se debe corregir (la corrupción) indiferentemente de los gustos y afectos que congracien a los seguidores y simpatizante con el maestro. Los seres humanos no estamos exento de cometer errores, por falta de asesoría o mala fe, de quienes lo impulsaban para aprovechar la simpatía y el carisma del que goza Mockus en Bogotá, para canalizar votos. Los errores son susceptibles de corrección y reparación.

Siguen las expectativas sobre las decisiones que se esperan de segunda instancia, tanto en la pérdida de investidura como en la de tutela por la nulidad de la elección del senador. De haberse formalizado la inscripción de Mockus en la lista del Partido Verde, en debida forma, cumpliendo con los requisitos legales, sin afectar las incompatibilidades e inhabilidades, no estuviera hoy en día, en ascuas, pendiente de dos fallos que pueden revocar o confirmar los procesos iniciados por expertos abogados en asunto electoral. Las salas sentarán jurisprudencia frente a los hechos las pruebas acreditadas que demuestren violación de las normas y la fundamentación alegada por el impugnante.

Sondeo