Finalizó un año más, inicia otro, nuestro espejo retrovisor debe seguir empañado sin olvidar lo vivido y sufrido. Quizá fueron muchas las esperanzas, triunfos y tristezas vividas, pero es de grandeza retomar un nuevo aire y fuerzas para seguir batallando hasta alcanzar la victoria, jamás debemos perder la fe a pesar de las derrotas, la persistencia en la historia ha demostrado ser el mejor camino que conduce al éxito.

El progreso de un municipio no depende tanto de su posición geográfica, de la calidad de sus tierras ni tampoco de sus recursos naturales, sino del personaje que lo esté gerenciando, pues nada sacamos con tener un municipio rico si quien lo dirige no tiene idea de lo que está haciendo, o tiene otros intereses, menos el interés general.

La Sierra Nevada de Santa Marta es el único macizo en el mundo, con picos tan elevados como los de Cristobal Colón y Bolívar, a más de 5.775 metros de altitud y con nieves “perpetuas”, en el litoral, a escasos 42 kilómetros del mar Caribe. La Sierra Nevada de Santa Marta como tal tiene una extensión de 12.000 kilómetros cuadrados (1´223.230 hectáreas), tomando como referencia los 200 metros sobre el nivel del mar. Allí están asentadas desde tiempos inmemoriales las comunidades indígenas de las etnias koguis, wiwas, kankuanos y arhuacos cuya población ronda los 100.000 habitantes.

Más artículos...

Sondeo