Gases del Caribe comprometido con la calidad de vida de Barranquilla

Barranquilla
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Desde Gases del Caribe, siempre hemos visto al gas natural como motor de desarrollo y protagonista de procesos de cambio y mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades a donde llegamos.

Por eso, para otorgar precios competitivos y seguir incentivando el crecimiento en el consumo de un combustible limpio y eficiente, seguimos apostando a la diversificación de las fuentes de suministro. Esta diversificación nos permite garantizar suministro para proyectos como la masificación del gas natural en el transporte público.

En Colombia, la contaminación atmosférica es uno de los factores de mayor preocupación por los impactos generados en el ambiente y en la salud de las personas. Hace pocos días, amanecimos con titulares aterradores, fruto del más reciente estudio realizado por el Observatorio Nacional del Instituto Nacional de Salud, que indica que 15.600 muertes en Colombia están asociadas a la mala calidad del aire y a la exposición a combustibles pesados. De ellas, casi 9 mil son atribuibles a enfermedades respiratorias por material particulado producido por vehículos diesel y a gasolina, lo que contribuye a que la movilidad sea uno de los principales factores de riesgo ambiental que inciden en la salud pública.

Según otro estudio, realizado por el Departamento Nacional de Planeación, publicado en 2017, los costos en la salud asociados a la contaminación del aire urbano ascienden a 12,3 billones de pesos (por morbilidad y mortalidad), lo que representa cerca del 1,5 % del PIB.

A pesar de que nuestra posición geográfica nos privilegia por encima de las ciudades del centro del país, como Medellín o Bogotá, donde ya existe pico y placa ambiental, en la Costa Caribe no estamos exentos de la mala calidad del aire, causada, principalmente, por automotores. Según el Ministerio del Medio Ambiente, los últimos inventarios de emisión realizados en centros urbanos respecto al contaminante PM2.5 se estima que cerca del 80% de las emisiones son generadas por el transporte, y un 20% por las fuentes fijas, como chimeneas industriales.

Por eso, con beneplácito recibimos hace varios meses la noticia de que los operadores de transporte público colectivo de nuestra ciudad, con el respaldo de la Alcaldía y el Área Metropolitana de Barranquilla, comparten el sueño de la comunidad global de dejar atrás el uso de combustibles fósiles y de tener en el futuro sistemas de movilidad sostenible. Como parte del Proyecto Ruta Verde, ellos ya dieron el primer paso al incluir vehículos que consumen gas natural en su flota. Estos buses cuentan con una tecnología Euro VI que disminuye en casi 100% la emisión de material particulado y en un 30% la emisión de carbono. Gases del Caribe, comprometido con el proyecto, ofrece contratos de suministro de gas a largo plazo, con precios competitivos para los vehículos que van a hacer parte de este proyecto.

Nuestras ciudades costeñas tienen la enorme oportunidad de exigir tecnologías limpias en la renovación del parque automotor de sus sistemas de transporte público colectivo y masivo para que se adquiera la nueva flota con tecnologías limpias, así como de sacar de circulación los buses obsoletos, que generan altas emisiones contaminantes. Lo más importante es que las autoridades locales, en cabeza de sus alcaldes, sigan conscientes de la necesidad de avanzar hacia una movilidad moderna, y que incentiven el uso de combustibles limpios con prácticas como la exención del pico y placa para los vehículos que usen esa tecnología, lo que dará como resultado la disminución de los factores de riesgo ambiental y, por ende, la mejoría de los indicadores de salud pública. Seguiremos trabajando para que desarrollemos los planes de acción a favor del mundo que soñamos para nuestros nietos.

Sondeo