Las hernias en los niños

Salud
Typography

Las hernias se producen cuando parte de un órgano o tejido corporal (como un asa intestinal) se mete por una abertura o punto débil

en una pared muscular dando lugar a un bulto. Hay varios tipos de hernias. Las más frecuentes en los niños son las hernias inguinales (en la ingle) y las umbilicales (en la zona del ombligo).

La hernia umbilical se presentacuando un asa del intestino atraviesa el anillo umbilical, una pequeña abertura en los músculos abdominales del feto a través de la cual pasa el cordón umbilical, que conecta al feto con su madre mientras está en el útero.

Después del nacimiento el cordón umbilical ya no es necesario y la abertura en los músculos abdominales se cierra a medida que el bebé crece. A veces, estos músculos no se encuentran completamente, dejando un pequeño agujero o brecha. Un asa del intestino puede moverse e incluso penetrar en la abertura entre los músculos abdominales y causar una hernia

Las hernias umbilicales están presentes al nacer, pero pueden ser más notorias cuando el niño está agachado, llora, tose o se esfuerza para evacuar el intestino. Muchas personas piensan que si se deja a los bebés llorar, toser, pujar o hacer esfuerzos esto favorece que les salgan hernias; pero no es cierta tal afirmación

Las hernias umbilicales ocurren en aproximadamente el 20% de todos los recién nacidos, pero son más comunes en los afroamericanos y los bebés prematuros o de bajo peso.Los  niños y niñas  son afectados por igual.

Síntomas: aparecen como una protuberancia o abultamiento en el área del ombligo; la cual puede hacerse más notoria cuando el bebé llora, y puede reducirse o desaparecer cuando el bebé está tranquilo. Si un médico empuja suavemente la protuberancia cuando el niño está acostado y tranquilo, generalmente se hará más pequeño o volverá al abdomen.

A veces los intestinos quedan atrapados dentro de la hernia umbilical. Esto se conoce como una hernia incarcerada. Cuando esto ocurre, el niño generalmente tiene un dolor intenso y la protuberancia puede ser firme y roja. Se requiere una evaluación médica urgente con el fin de evitar un posible daño a los intestinos; aunque es poco común que esto ocurra.

Tratamiento: Más del 90% de las hernias umbilicales se curan solas cuando el niño tiene 3 a 4 años. Por lo tanto, su cirujano probablemente recomendará esperar hasta esta edad,  antes de recomendar la reparación quirúrgica. Sin embargo, si la hernia umbilical está incarcelada el manejo quirúrgico es urgente. Si el defecto es mayor de 2 cm  de diámetro, es menos probable que sane espontáneamente y que deba ser reparada quirúrgicamente..

Las medidas caseras como poner fajas, monedas, botones y algodones en el ombligo para evitar o disminuir la hernia umbilical no sirven y pueden por el contrario, aumentar el riesgo de complicaciones potencialmente graves como una infección del ombligo conocida como onfalitis.

Hernia inguinal

Una hernia inguinal es una protuberancia que se ve o se siente en el área de la ingle o en el escroto. Aproximadamente del 80 al 90%  de los casos aparecen en los bebes masculinos. Son más comunes en el lado derecho, pero en aproximadamente el 10%, ocurren en ambos lados. Los bebés que nacen prematuramente tienen un mayor riesgo de tener una hernia inguinal.

Las hernias inguinales a menudo son más notorias cuando el niño está agachado, llorando, tosiendo o esforzándose para evacuar. El bulto desaparecer cuando el niño está tranquilo,descansando y no suelen causar dolor.

Hay dos tipos de hernias inguinales:

  • Hernias inguinales indirectas: son el tipo más común y están presentes al nacer. Durante el desarrollo fetal, todos los bebés tienen un canal (llamado canal inguinal) que va desde su abdomen hasta sus genitales. En los niños, este canal permite que los testículos (que se desarrollan en el abdomen) viajen hacia el escroto. Tanto en niños como en niñas, se supone que el canal se cierra antes del nacimiento. Una hernia indirecta ocurre cuando el canal inguinal no se cierra completamente durante el desarrollo fetal, dejando una abertura para que los contenidos abdominales sobresalgan a través del defecto.
  • Hernias inguinales directas: las hernias inguinales directas son muy raras en niños. Este tipo de hernia es causada por una debilidad en la pared abdominal que permite que los intestinos sobresalgan. Estas hernias son más frecuentes en los varones.

En algunos casos, los niños con un canal inguinal que no se cierra también pueden desarrollar un hidrocele, una acumulación de líquido alrededor de los

testículos que se produce cuando el líquido se drena desde el abdomen hacia el escroto, causando que se hinche.

Otro tipo de hernia que puede ocurrir en el área de la ingle es una hernia femoral. Las hernias femorales también son muy raras en los niños y son causadas por una debilidad en el canal femoral que permite que el intestino o el tejido sobresalgan de la parte superior del muslo cerca de la ingle. Este tipo de hernia es más común en las hembras.

Complicaciones: Una hernia puede ser severa por su tamaño o por las complicaciones que pueda presentar la hernia en sí. Entre ellas están el que pueda generarse un cuadro de obstrucción intestinal, las incarceraciones (por atrapamiento y falta de sangre y oxígeno), infartos testiculares (por compresión), torsión de la hernia y otros. Muchos de estos cuadros son graves, suelen generar un intenso dolor y se deben intervenir de urgencia en caso de producirse.

La incarceración es un cuadro grave en el que la hernia queda atrapada fuera del abdomen y no puede volver, por lo que puede quedarse sin aporte de sangre y oxígeno. El tejido herniado puede generar un cuadro muy peligroso al quedarse sin oxígeno. La estrangulación ocurre cuando la hernia rota sobre sí misma, de forma que se puede quedar sin aporte de oxígeno y sangre, con el mismo o mayor riesgo de daño que en la incarceración. Ambos son cuadros peligrosos y que deben ser vistos en urgencias.

Tratamiento: A diferencia de algunas hernias umbilicales, las hernias inguinales no se resuelven por sí mismas. Se requiere cirugía para corregir el defecto y prevenir cualquier daño a los contenidos de la hernia.En general las hernias que presentan dolor o complicaciones (como las que no se pueden reducir o reintroducir con determinadas maniobras) se suelen intervenir de forma rápida, incluso urgente; pero si la hernia no está incarcelada, debe repararse quirúrgicamente tan pronto como sea posible.